Hablar simplemente hablar, es algo que los seres humanos están en capacidad de hacer a partir del primer año de vida; pero, hacerlo con calidad y excelencia, es el resultado de la puesta en práctica de un conjunto de técnicas que mediante el entrenamiento se vuelven hábito y se hacen inconscientes. Pero tales técnicas no parecen ser muy conocidas por los profesionales de la salud, quienes en sus intervenciones ante distintas audiencias, muchas veces denotan un franco desconocimiento al respecto, situación extensiva a profesionales de otras áreas. En consecuencia, resulta perentoria una aproximación a dicho entrenamiento como base para iniciar una transformación personal que haga del “hablar en público” una experiencia exitosa.